Mi página web no aparece en Google ¡Solucionado!

¿Has creado una página web increíble, pero Google no la muestra en sus resultados de búsqueda? ¿Te preguntas por qué mi página web no aparece en Google? A veces la solución está más cerca de lo que crees y, en este caso, has dado en el clavo.

En este artículo, explicaremos qué significa la indexación, por qué es importante para el SEO y cómo comprobar si tu página aparece en Google o no. También daremos algunos consejos prácticos para solucionar los problemas más comunes que impiden que Google indexe tu página correctamente.

Sigue leyendo y descubre cómo hacer que Google se enamore de tu página web e indexe todas tus entradas para llegar a más personas y tus potenciales clientes.

📑 Aquí podrás encontrar 👇

Contenido mi página web no aparece en Google ¡Solucionado!

Cómo hacer que Google muestre tu sitio o página web

Si quieres que tu sitio o página web tenga visibilidad y tráfico desde Google, necesitas que el buscador lo indexe. La indexación es el proceso por el cual Google almacena las páginas web en su base de datos, llamada índice. Si tu página no está indexada, Google no la conoce y no la puede mostrar a sus usuarios.

La indexación es fundamental para el crecimiento de un sitio web, ya que determina si tu contenido puede aparecer en los resultados de búsqueda de Google. Cuantas más páginas indexadas tengas, más oportunidades tendrás de atraer a tu público objetivo y de conseguir tus metas, ya sean ventas, suscripciones, contactos o lo que sea.

Pero, ¿cómo puedes hacer que Google muestre tu página web? No basta con publicar contenido y esperar a que Google lo encuentre. Hay una serie de pasos que debes seguir para facilitar el trabajo al buscador y mejorar tus posibilidades de indexación.

Y en Closermarketing te contamos todo lo que necesites saber para mejorar tu posicionamiento web natural, como, por ejemplo, cómo resolver problemas de indexación.

¿Cómo comprobar si mi página aparece en Google?

Bien, antes de pasar a las soluciones, lo más importante es verificar que nuestra web tiene entradas que, en efecto, no están siendo indexadas por el motor de búsqueda más usado del mundo.

Debes saber que Google indexa las páginas web que conoce y que considera de calidad y relevancia para los usuarios. Para que tu página aparezca en los resultados de búsqueda, debe estar en el índice de Google. Para comprobar si tu página indexa en Google, te dejamos las siguientes 3 formas para saberlo.

  • Usa el operador “site:” seguido de tu dominio en la barra de búsqueda de Google. Verás una estimación de cuántas de tus páginas ha indexado Google. Se vería algo así:

Como ves, es bastante rápido y sencillo este método de verificación. Basta con usar el propio navegador de Google y saber la palabra clave para para entrada que estés buscando. Por ejemplo, si quisiera saber si mi entrada sobre SEO en Tiktok indexó correctamente, sería suficiente con hacer lo siguiente: site:fullanchor.com SEO en TikTok.

Se vería así:

Así de sencillo verificamos si una entrada indexó en Google o no. Pero, no es el único método. Veamos otros 2 que pueden resultar más efectivos. Ya que esté puede tener uno que otro fallo.

  • Usa la herramienta Google Index Checker. Esta es una herramienta gratuita que permite verificar hasta un total de 10 entradas por día. Tan sencilla de usar como pegar las URLS que queramos verificar y pulsar a verificar.

El proceso es sumamente rápido y, tras una verificación de seguridad, nos mostrará el resultado. Que se vería algo así para:

Sencillo y rápido, ¿cierto? Ahora vamos con el último método para verificar si hemos indexado correctamente en Google. Y sí, dejamos lo mejor para el final.

  • Google Search Console. La herramienta por excelencia de Google para ayudarnos a saber qué está bien y qué no con nuestro sitio web. Con Google Search Console tenemos la posibilidad de saber, con 100% de seguridad, si nuestras entradas están siendo indexadas al motor de búsqueda más grande del planeta.

Para hacerlo solo necesitamos dos cosas:

  1. Estar logueados con nuestra cuenta asociada a Search Console
  2. Tener las URLS que queramos verificar si han indexado o no

Ya con esto claro, se vería algo así comprobar la indexación en Google:

En la parte superior hemos pegado la URL hacia un artículo de Closermarketing, en este caso hacia SEO en Amazon. El resultado es bastante eficiente y en cuestión de segundos:

Ahora, ¿y qué sucede cuando no está indexada una página en Google? Search Console nos dará la respuesta. Veamos un ejemplo con un link de prueba:

Si vemos el mensaje “URL is not on Google” es porque, en definitiva, esa página no ha sido indexada a Google. Y ahí es donde debemos ponernos manos a la obra para detectar por qué no está indexando mi web en Google.

Eso sí, también es bueno comprobar si no es que tenemos alguna sanción encima por parte de la gran G… Para ello solo tienes que leer cómo saber si mi web está penalizada por Google.

Posibles razones por las que tu página web no aparece en Google

Como ya sabemos, agradar a Google para que nos indexe depende de muchos factores SEO, si quieres saber más de esto último puede leer cómo salir en Google para que te des una idea.

Sin embargo, a veces puede ocurrir que tu sitio o página web no aparezca en el índice de Google, lo que significa que no podrá mostrarse en los resultados de búsqueda y, por ende, estés perdiendo tráfico orgánico porque, sencillamente, tus entradas nos aparecen por ningún lado.

Video: Easy Programming, SEO and Marketing

¿Por qué puede pasar esto? Aquí te mostramos algunas de las posibles razones más comunes en estos casos y cómo solucionarlas.

No tienes un nombre de dominio

La primera razón por la que Google no indexa tu sitio es que no tienes un nombre de dominio. Esto puede deberse a que estás usando la URL incorrecta para el contenido, o a que no está configurada correctamente en WordPress. Si este es tu caso, hay algunas soluciones fáciles. Comprueba si tu dirección web empieza por “https://XXX.XXX…” lo que significa que alguien podría estar escribiendo una dirección IP en lugar de un nombre de dominio y siendo redirigido a tu sitio web.

También, tu redirección de la dirección IP puede no estar configurada correctamente. Una forma de solucionar este problema es añadiendo redirecciones 301 desde las versiones WWW de las páginas a sus respectivos dominios.

Tu sitio no es compatible con dispositivos móviles

Un sitio web compatible con dispositivos móviles es fundamental para que Google indexe tus entradas. Desde que se introdujo la indexación móvil, esta ha tenido mucha relevancia para Google.

No importa lo bueno que sea el contenido de tu sitio web, si no está optimizado para su visualización en un smartphone o una tableta, vas a perder posiciones y tráfico. La optimización móvil no tiene por qué ser difícil: simplemente añadiendo principios de diseño responsivo como rejillas fluidas y consultas CSS Media puedes hacer mucho para asegurarte de que los usuarios encontrarán lo que necesitan sin experimentar problemas de navegación.

Lo primero que te recomiendo hacer con este problema es ejecutar tu sitio a través de la herramienta de prueba de compatibilidad con dispositivos móviles de Google.

Si no obtienes una lectura “aprobada”, tienes trabajo que hacer para hacer tu sitio compatible con dispositivos móviles. Para esta tarea te recomendamos usar la propia herramienta de Google para saber si una página es SEO-friendly con los dispositivos móviles.

Lenguaje de programación demasiado complejo para Google

Google no indexará tu sitio si estás usando un lenguaje de programación de una forma compleja. No importa cuál sea el lenguaje: podría ser antiguo o incluso actualizado, como JavaScript, siempre y cuando los ajustes sean incorrectos y causen problemas de rastreo e indexación.

Si este es un problema para ti, te recomiendo ejecutar la herramienta de prueba de compatibilidad con dispositivos móviles de Google para ver qué tan compatible con dispositivos móviles es realmente tu sitio (y hacer cualquier arreglo que pueda ser necesario). Si tu sitio web aún no cumple con sus estándares, ofrecen muchos recursos con pautas sobre todo tipo de peculiaridades de diseño que pueden surgir al diseñar una página web adaptable.

Tu sitio tiene poco presupuesto de rastreo

El presupuesto de rastreo es la cantidad de páginas que Google puede y quiere rastrear en tu sitio web. Si tu sitio web tiene demasiadas páginas en comparación con su presupuesto de rastreo, es posible que Google no rastree ni indexe todas sus páginas.

El presupuesto de rastreo depende de muchos factores, como la autoridad del sitio, la velocidad del servidor, la frecuencia de actualización del contenido, etc. Para mejorar tu presupuesto de rastreo, puedes hacer algunas cosas como: optimizar el tiempo de carga de tus páginas, eliminar las páginas duplicadas o de baja calidad, usar un mapa del sitio XML, evitar los enlaces rotos o las redirecciones innecesarias, etc.

Han excluido tu sitio o página por diseño

A veces, un propietario de un sitio web no quiere que una página sea indexada y usa robots.txt o una etiqueta noindex. Esto puede ser una decisión deliberada para evitar que cierto contenido aparezca en los resultados de búsqueda, por ejemplo, por razones de privacidad o seguridad.

Sin embargo, también puede ser un error accidental que impida que Google indexe tu sitio o página. Para comprobar si has excluido tu sitio o página por diseño, puedes usar la herramienta de inspección de URL de Google Search Console. Esta herramienta, como vimos arriba, te mostrará si tu página tiene alguna directiva de robots que le impida ser indexada. Si es así, puedes modificar el archivo robots.txt o la etiqueta noindex para permitir la indexación.

Video: Minn Media

Cómo solucionar mi página web no aparece en Google con Search Console

Como ya hemos repasado antes, Google Search Console es una herramienta gratuita que te ayuda a supervisar y mejorar el rendimiento de tu sitio web. Una de las funciones más importantes de esta herramienta es el informe de indexación de páginas, que te muestra qué páginas de tu sitio web puede encontrar e indexar Google, y qué problemas de indexación ha encontrado.

En este artículo te explicamos cómo solucionar los problemas de indexación más comunes con Google Search Console.

Problema: descubierta, actualmente no indexada

Este problema significa que Google ha encontrado tu página, pero no la ha indexado todavía. Puede haber varias razones para esto, como por ejemplo:

  • Razones técnicas: las páginas que no son accesibles por los humanos se eliminan del índice.
  • Falta de presupuesto de rastreo: los sitios web grandes tienen un límite en el número de páginas que Google puede rastrear.
  • Excluida por diseño: a veces, el propietario del sitio web no quiere que una página sea indexada y usa robots.txt o una etiqueta noindex.
  • Estructura web pobre: Google no rastrea las páginas si la estructura de enlaces internos es deficiente.

Para solucionar este problema, puedes intentar lo siguiente:

  • Si solo ves unas pocas páginas con el problema “Descubierta, actualmente no indexada”, intenta solicitar la indexación a través de Google Search Console (GSC). Para hacerlo, haz clic en “Inspección de URL” en el menú e introduce la URL de la página. Si no está actualmente indexada, pulsa el botón “Solicitar indexación”.
  • Si tu sitio es nuevo, es posible que Google no lo haya rastreado e indexado todavía. Dile a Google sobre tu sitio. Tu sitio puede estar indexado bajo un dominio diferente.

Problema: redirigida

Este problema significa que tu página se redirige a otra URL diferente. Esto puede deberse a que has cambiado la URL de tu página, o que has configurado una redirección incorrecta o innecesaria. Las redirecciones pueden afectar al rendimiento y a la experiencia del usuario, por lo que es importante usarlas correctamente.

Para solucionar este problema, debes hacer lo siguiente:

  • Comprueba si la redirección es intencionada o accidental. Si has cambiado la URL de tu página, asegúrate de que la redirección sea permanente (301) y no temporal (302). Si la redirección es accidental, corrige el error en tu servidor o en tu archivo .htaccess.
  • Comprueba si la página redirigida está indexada por Google. Para hacerlo, puedes usar la herramienta de inspección de URL de Google Search Console. Si la página redirigida no está indexada, solicita la indexación y valida la corrección en Search Console.

Para solicitar la indexación a Google desde Search Console, puedes seguir estos pasos:

  • Ve a Google Search Console
  • Navega hasta la herramienta de inspección de URL
  • Pega la URL que quieres que Google indexe en la barra de búsqueda. Espera a que Google compruebe la URL
  • Haz clic en el botón “Solicitar indexación”

Este proceso es una buena práctica cuando publicas una nueva entrada o página. Ten en cuenta que hay un límite para solicitar la indexación de URLs individuales y que pedir varias veces la indexación de la misma URL no hará que se rastree más rápido.

Pero, esto no es todo. También puede darse que tengamos que usar conceptos un poco más técnicos para solucionar algún problema de indexación en Google.

Robots.txt, etiqueta meta robots y cabecera HTTP X-Robots-Tag para aparecer en Google

Estos elementos un poco más técnicos pueden parecer algo más complejos al principio. Pero, la realidad es que no hay nada que no se pueda aprender con un poco de paciencia. Comencemos por definir qué es el archivo robots.txt.

¿Qué es el archivo robots.txt?

El archivo robots.txt es un archivo de texto que se coloca en el directorio raíz de un sitio web. Actúa como un conjunto de instrucciones para los robots web, informándoles sobre qué partes del sitio web pueden acceder y rastrear. El archivo robots.txt es como un portero que deja pasar o no a los invitados a una fiesta, según una lista de nombres. Si quieres saber todo sobre el tema, no dejes de leer nuestro post sobre robots.txt.

El formato del archivo robots.txt es el siguiente:

User-agent: <nombre del robot>

Disallow: <ruta del directorio o archivo>

Allow: <ruta del directorio o archivo>

Video: Rank Math SEO

El User-agent es el nombre del robot al que se dirige la instrucción. El Disallow indica qué directorios o archivos no se deben rastrear. El Allow indica qué directorios o archivos se pueden rastrear, en caso de que haya una regla Disallow previa que los excluya. Se pueden usar comodines (*) y caracteres especiales ($) para especificar patrones de URL.

Por ejemplo, el siguiente archivo robots.txt impide que todos los robots rastreen el directorio /admin y el archivo /secreto.html, pero permite que Googlebot rastree el directorio /público.

User-agent: *

Disallow: /admin

Disallow: /secreto.html

User-agent: Googlebot

Allow: /publico

¿Qué son las etiquetas meta robots?

Las etiquetas meta robots son fragmentos de código HTML que se colocan en la sección <head> de una página web y se utilizan para controlar cómo los motores de búsqueda rastrean e indexan una URL. Las etiquetas meta robots son carteles que indican a los visitantes qué pueden hacer o no en una habitación.

El formato de las etiquetas meta robots es el siguiente: <meta name=»robots» content=»<directivas>»>

El name indica que la etiqueta se refiere a los robots. El content indica las directivas que se aplican a los robots. Las directivas son palabras clave que indican qué acciones se permiten o no. Algunas de las directivas más comunes son:

  • index: permite que la página se indexe en los resultados de búsqueda.
  • noindex: impide que la página se indexe en los resultados de búsqueda.
  • follow: permite que los enlaces de la página se sigan y se rastreen.
  • nofollow: impide que los enlaces de la página se sigan y se rastreen.
  • nosnippet: impide que se muestre un fragmento (meta descripción) de la página en los resultados de búsqueda.
  • noarchive: impide que se muestre una versión almacenada en caché de la página en los resultados de búsqueda.

Se pueden combinar varias directivas separándolas por comas. Por ejemplo, la siguiente etiqueta meta robots impide que la página se indexe y que se sigan sus enlaces:

<meta name=»robots» content=»noindex,nofollow»>

Las etiquetas meta robots son específicas para cada página y permiten indicar a los motores de búsqueda cómo deseas que manejen la página y si deben incluirla o no en el índice. El valor del atributo name (robots) especifica que la regla se aplica a todos los robots. Para dirigirse a un robot específico, se puede reemplazar el valor robots por el nombre del robot al que se quiere dirigir. Por ejemplo, para impedir solo a Google que indexe una página, se puede usar la siguiente etiqueta: <meta name=»googlebot» content=»noindex»>

¿Qué es la cabecera HTTP X-Robots-Tag?

Una forma alternativa de controlar cómo los motores de búsqueda rastrean e indexan las páginas web es utilizar la cabecera HTTP X-Robots-Tag en lugar de las etiquetas meta robots. La cabecera HTTP X-Robots-Tag es como una etiqueta que se pega en el sobre de una carta, indicando al destinatario qué hacer con ella.

El formato de la cabecera HTTP X-Robots-Tag es el siguiente: X-Robots-Tag: <directivas>

El X-Robots-Tag indica que la cabecera se refiere a los robots. Las directivas son las mismas que se usan en las etiquetas meta robots, y se pueden combinar separándolas por comas. Por ejemplo, la siguiente cabecera HTTP X-Robots-Tag impide que la página se indexe y que se muestre un fragmento de la misma en los resultados de búsqueda:

X-Robots-Tag: noindex,nosnippet

La ventaja de usar la cabecera HTTP X-Robots-Tag es que se puede aplicar a cualquier tipo de archivo, no solo a los HTML. Esto es útil cuando se quiere controlar la indexación de archivos como PDF, imágenes o vídeos, que no tienen una sección <head> donde colocar una etiqueta meta robots.

La desventaja es que se necesita acceder al servidor para configurar la cabecera HTTP X-Robots-Tag, lo que puede ser más complicado que editar el código HTML.

¿Cómo usar robots.txt, la etiqueta meta robots o la cabecera HTTP X-Robots-Tag para estar en Google?

Para controlar la indexación de tu sitio web, puedes usar cualquiera de los tres métodos descritos anteriormente: el archivo robots.txt, la etiqueta meta robots o la cabecera HTTP X-Robots-Tag. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, y se pueden combinar según las necesidades.

El archivo robots.txt es el método más sencillo y general para indicar a los robots qué partes del sitio web pueden o no rastrear. Sin embargo, no garantiza que las páginas bloqueadas no se indexen, ya que los motores de búsqueda pueden encontrarlas a través de otros enlaces o fuentes.

La etiqueta meta robots es el método más específico y flexible para indicar a los motores de búsqueda cómo indexar cada página individualmente. Permite usar diferentes directivas para controlar aspectos como el seguimiento de los enlaces, el almacenamiento en caché o la generación de fragmentos. Sin embargo, requiere editar el código HTML de cada página, lo que puede ser tedioso o imposible si se usa un CMS que no lo permite.

La cabecera HTTP X-Robots-Tag es el método más versátil y potente para indicar a los motores de búsqueda cómo indexar cualquier tipo de archivo, no solo los HTML. Permite usar las mismas directivas que la etiqueta meta robots, pero sin necesidad de modificar el código del archivo.

Sin embargo, requiere acceder al servidor y configurar las cabeceras HTTP, lo que puede ser complejo o inaccesible si se usa un servicio de alojamiento compartido.

¿Tu web no aparece en Google? Evita el contenido duplicado o de baja calidad

El contenido duplicado es aquel que se repite total o parcialmente en diferentes URLs, ya sean internas o externas a tu sitio. Este tipo de contenido puede afectar negativamente la indexación de tu web, ya que los motores de búsqueda pueden considerarse como irrelevantes, poco originales o, incluso, como un intento de manipular los resultados.

Para evitar el contenido duplicado o de baja calidad que afecta a la indexación, puedes leer la guía de redacción SEO o ver las mejores herramientas para detectar contenido duplicado.

De cualquier forma, te dejamos un par de recomendaciones que puedes seguir para detectarlo y aminorar:

  • Revisa tu sitio web con herramientas como Google Search Console, SEMrush o Screaming Frog para detectar posibles casos de contenido duplicado.
  • Cambia el texto de las páginas que tengan contenido duplicado o de baja calidad, para que sea único, original y de valor para los usuarios.
  • Usa la etiqueta rel=“canonical” para indicar a los motores de búsqueda cuál es la versión preferida de una página, en caso de que haya varias con contenido similar.
  • Usa redirecciones 301 para dirigir a los usuarios y a los motores de búsqueda a la versión correcta de una página, en caso de que haya cambiado su URL.
  • Usa el archivo robots.txt o la cabecera HTTP X-Robots-Tag para impedir que los motores de búsqueda rastreen o indexen las páginas que no quieres que aparezcan en los resultados. Sí, justo acabas de aprender esto en la sección anterior, genial, ¿no?
  • Evita el abuso de las etiquetas o las categorías en los blogs, ya que pueden generar páginas con contenido duplicado o de baja calidad.
  • Si detectas que alguien ha copiado tu contenido en otro sitio web, puedes solicitarle que lo elimine, usar un enlace canonical, reportarlo a Google o recurrir a la justicia ordinaria.

Siguiendo estos consejos, podrás mejorar la calidad y la originalidad de tu contenido, y evitar que el contenido duplicado o de baja calidad afecte a la indexación de tu sitio web.

Por último, pero no menos importante, toca hablar del SEO On Page y cómo optimizar la accesibilidad y velocidad de nuestro sitio para lograr una correcta indexación en Google.

Optimiza la velocidad y la accesibilidad de tu sitio para aparecer en los motores de búsqueda 

La velocidad y la accesibilidad de tu sitio web son factores clave para mejorar la indexación en los motores de búsqueda. Ya que, para Google, una web que sea lenta en cargar, compleja de entender en su estructura interna y pueda parecer confusa para los usuarios, será menos valorada al momento de indexar que tras webs que sí cumplen los requisitos deseados por el motor de búsqueda.

Para optimizar ambos ítems puedes seguir estos consejos:

  1. Usa un servicio de alojamiento web de calidad, que garantice un buen tiempo de respuesta y una alta disponibilidad.
  2. Reduce el tamaño y el número de archivos que se cargan en tu página, como imágenes, vídeos, fuentes o scripts. Puedes usar herramientas de compresión, minificación o caché para lograrlo.
  3. Aplica las mejores prácticas de diseño web responsivo, que se adapte a diferentes dispositivos y resoluciones. Usa etiquetas meta, hojas de estilo y scripts adecuados para facilitar la navegación.
  4. Asegúrate de que tu sitio web sea accesible para todos los usuarios, incluyendo los que tienen alguna discapacidad o usan asistentes tecnológicos. Usa un lenguaje claro, contrastes adecuados, subtítulos, descripciones alternativas y estructuras semánticas.
Video: Darrel Wilson

Y esto ha sido todo en nuestro post para solucionar la gran pregunta sobre qué hacer si mi página no indexa en Google. ¿Te ha parecido útil? ¿Has podido detectar y resolver tu problema de indexación? En caso de que sí, por favor déjalo en los comentarios.

Y en caso de que no, no dudes en escribirnos para tratar de darte una solución a tu problema en específico. ¡Gracias por leer!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

https://cdn.megakontraktor.co.id/

Situs Bandar

Situs Togel Terpercaya

Togel Online Hadiah 4D 10 Juta

Bandar Togel

Togel Online